Thursday, April 30, 2009

Uno por uno // Sebastian Vettel y sus mejores "amigas"

De promesa a realidad. Sebastian Vettel ya es más conocido como el baby Schumi; el siguiente piloto alemán en marcar un antes y un después en la Fórmula 1. Es joven, pero tiene la experiencia necesaria para luchar por estar delante. Tiene todas las cualidades para triunfar; sigue la estela de su compatriota y gran campeón Schumacher, y va camino de records.

Es alemán. Tiene una retirada a Michael. Sonríe, pero sabe porqué está donde está. La temporada pasada en Monza ganó su primer Gran Premio de su vida, dándole a Toro Rosso su primera victoria. Es el rey sobre mojado. No pierde los nervios, no se desliza sin control por el agua. No, Vettel es diferente. Y lo hemos vuelto a ver esta temporada, esta vez en China con Red Bull. Dominó de principio a fin, y esto es solo el principio. Va camino de ser, muy pronto, campeón del mundo.

Pero no hace este camino solo, ni mucho menos. Sebastian Vettel es fiel a su arma más imprescindible, su monoplaza. El alemán siempre ha tenido una relación más personal con sus coches... unos coches que le seducen; unos monoplazas que le atraen; para él, son unas máquinas muy sexys. Y les pone nombres de mujeres.

Julie fue su compañera de viaje del año pasado. El STR4 le llevó a su primera victoria, y agradecido que le está. El Red Bull de este año lo bautizó como Kate. Ella tenía que ser la que lo llevara a lo más alto esta temporada, pero en Australia se despeinó. El choque con Robert Kubica a tres vueltas del final supuso un cambio de morro para la siguiente cita en Malasia. Kate ya no era la misma.

Y es por eso que ahora Vettel va a bordo de Kate's dirty sister o, lo que es lo mismo, la hermana sucia de Kate. Para el alemán el cambio le ha sentado bien, ve a su monoplaza aún más sexy que antes. Y esto le debe motivar, porque en China volvió a subir a lo más alto del podio, sin olvidarse de su fiel amiga: justo después de salir del coche lo primero que hizo fue darle un beso en el morro. Es un amor verdadero.

Se podría decir que es también un poco supersticioso, y de momento las cosas le van muy bien. Es cuestión de tiempo que se convierta en un gran campeón. De momento, lo describen con grandes elogios y adjetivos: hasta Shumacher lo vé campeón. Hacerlo realidad, solo está en sus manos... bien, y en la de su compañera de viaje y gran amiga, claro está.

4 comments:

Funcionario's blog said...

Ya ves, qué cosas tienen algunos. Ahora me están dando ganas de ponerle nombre a muchas cosas cotidianas. Por ejemplo:

a) El fax se llamará Magdalena (es muy problemático).
b) El coche se llamará Vanessa (total, es con quien más comparto el día)
c) Y la almohada se llamará Esperanza, porque es la única que se acuesta conmigo por las noches

jajajajaja

Por cierto, me reafirmo en lo dicho: eres una magnífica periodística y no tendrás problema en acceder a un puesto de trabajo a tu altura (ahora depende de ti poner esa "altura").

PD. Me acabo de dar cuenta que el de la foto que está contigo es Fernando Alonso (creía que era tu novio).

Tabatha Valls said...

jajaja muchas gracias!! Y muy bueno tu comentario... a partir de ahora, todo va a tener nombre por lo que veo jeje ;-)

Un besooo!

Funcionario's blog said...

Todo, hasta la pulsera de la muñeca.

Per cert, ja que som al teu blog, m'agradaria que t'expressessis en la teva llengua pròpia.

Por cierto, ya que estamos en tu blog, me gustaría que te expresases en tu lengua propia.

Sigui quina sigui // Sea cual sea.

Claudia Dafne del Prado said...

ME ENCANTA LA FORMA DE PENSAR DE SEBASTIAN TOMA LAS RELACIONES AMOROSAS CON SERIEDAD Y ME ENCANTARIA CONOCERLO LA VERDAD BUENO SOLO SI EL LO PERMITE